About gcapriles

Executive with expertise in improving competitiveness through technology management and business analysis . Consultant on innovation, information and communications technologies (ICT), internationalization, entrepreneurship, productivity and competitiveness for Small and Medium Enterprises (SME) in Latin America. Organized and led 115 seminars, forums, training workshops and meetings for business missions in 22 countries of Latin America. Partnered with 45 public, private and international organizations. Organized events covering the areas of clusters, networks of businesses, export consortia, improving productivity and competitiveness, internationalization, information and communications technologies, innovation and development of start-ups. Excellent decision-maker with a higher level of responsibility, excellent work inventive, out of the box ideas, implementation, comprehension with clients and enthusiasm to do several kinds of professional and business activities. Competencies in leadership, communications, technology and problem-solving skills. Driven and experienced business consultant and passionate international networker with deep knowledge of the SME market needs and solutions. Valuable knowledge and strong relational capital based on building win-win business relationships

Internet, pieza faltante en PYMES

Por: Gabriela Chávez

En 4 minutos una empresa podrá registrarse e Google Mi Negocio. (Foto: Reuters)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) —

En México 33% de las Pymes tienen conexión a Internet, pero sólo 10% se ocupan de tener presencia de marca en la red. Éste es un porcentaje bajo para un sector que ocupa 98.5% de las unidades de negocio en el país y un reto que el vicepresidente de marketing global para Pymes de Google, Arjan Dijk, intentará resolver con Google Mi Negocio.

La nueva herramienta de marketing digital dirigida a pequeñas y medianas empresas mexicanas funcionará coordinada con el Instituto Nacional del Emprendedor como un medio gratuito, para que los negocios suban a la red sus datos, promociones e información y sean listados en sus diferentes plataformas: buscador, móviles, mapas y redes sociales.

“Si estás en Mi Negocio el beneficio principal es que logremos que si te busca cualquier mexicano en Internet aparezca, con la información correcta y que los clientes se puedan poner en contacto con el. Fácil y desde cualquier plataforma. Tu presencia online siempre va a estar ahí ”, dijo Dijk en entrevista con CNNExpansión.

El directivo estimó que el reto más grande para que las Pymes adopten esta herramienta está en hacerla sencilla para quienes no dominan la tecnología. Después de tres años de que Google lanzó en México la herramienta Conecta tu Negocio, en el que tras un proceso técnico los empresarios podían pagar por figurar en las búsquedas web, se dio cuenta que para la gente el proceso se sentía difícil y por eso no lo usaban tanto, aunque la cifra de las Pymes conectadas se duplicó en tres años de 225,000 a 250,000 unidades.

“La gente encuentra difícil la tecnología, abrumadora. Así que después de tres años la conclusión fue: tenemos que hacer algo diferente para esas 4.5 millones de negocios que hay en México y hacerles extremadamente fácil para ellos estar visibles en el buscador de Google y en los mapas. Así nació Mi Negocio”, dijo el ejecutivo.

Dijk señaló que a diferencia de pasados esfuerzos de Google hacia empresas este destaca por su facilidad de uso.

“En cuatro minutos pueden subir su información y verificar que aparecen en el buscador y nuestras apps”, recalcó.

Competencia por un clic

Aunque Google Mi Negocio facilita la aparición de una empresa en la red, no es la única herramienta que permite hacer esto; Facebook, Twitter e incluso Foursquare se han puesto esa misión también.

De los competidores, Google es tal vez el más grande por alcance; sin embargo, al inclinarse por una opción digital para publicitarse, 42% de las empresas mexicanas optan por Facebook, según datos de la consultora de mercado ComScore.

Mientras en Facebook la condicionante para un buen resultado es la inversión destinada a cada pauta, en Mi Negocio no ocurre lo mismo, ya que al ser gratuito los resultados serán orgánicos, además de que la herramienta cuenta con opciones similares a la competencia.

El ejecutivo enumeró las características de la herramienta como actualización de datos en tiempo real, subir fotos como un perfil de red social y los consumidores pueden dejar comentarios en la búsqueda, como en Foursquare u Open Table, por lo que dijo no sentirse preocupado por la competencia, aunque siempre hay opción para invertir en otros servicios como palabras destacadas o Ad Words de Google.

Mirando un par de años hacia el futuro, el directivo a cargo de pequeñas empresas, dijo que la presencia en Internet será la clave para una Pyme exitosa y aunque advirtió que no se han puesto metas numéricas sobre el número de clientes que buscan captar para fin de 2014 o posterior, dijo que estima tener la mayor participación del mercado.

Fuente: Internet: pieza faltante en Pymes

Índice Mundial de Innovación 2014: el factor humano impulsa la innovación

Sídney (Australia), 18 de julio de 2014 – Suiza, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Suecia ocupan los primeros puestos del Índice Mundial de Innovación del presente año y el África Subsahariana, por su parte, registra mejoras regionales significativas en esta clasificación anual, publicada por la Universidad Cornell, el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

En el contexto de una nueva disminución, que acaba de documentarse, del ritmo de crecimiento de la investigación y el desarrollo, el tema del Índice Mundial de Innovación de 2014 es “El factor humano en la innovación”, dentro del cual se analiza la función del capital humano en el proceso de innovación y se subraya el interés, cada vez mayor, que han mostrado las empresas y los gobiernos por encontrar y dinamizar a personas y equipos creativos.

Para la presentación del Índice Mundial de Innovación de este año, el Ministro de Industria de Australia, el Sr. Ian Macfarlane, se reunió con los autores del informe y con sus asociados, en Sídney, en un encuentro de personalidades de la empresa internacional (conocido como B20), que forma parte de los preparativos de Australia para acoger la cumbre anual de los dirigentes del Grupo de los 20 (G20), prevista para los días 15 y 16 de noviembre de 2014.

“La presentación del Índice Mundial de Innovación en el marco de los preparativos para la cumbre del G20, de la que será anfitrión el Gobierno de Australia, además de ser la primera vez que se presenta en la región de Asia y el Pacífico, es reflejo de la singularidad de ese índice como instrumento para la medición y la mejora de los resultados logrados en materia de innovación”, señaló Francis Gurry, Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Y añadió que el Índice sirve “como reconocimiento de que la innovación es una cuestión primordial para la senda de crecimiento sostenible y equilibrado, sólido y con abundancia de empleo a la aspiran los dirigentes del G20”.

El Sr. Macfarlane dijo: “Es para mí un honor presentar hoy en Sídney el Índice Mundial de Innovación y me enorgullezco de ver que Australia se sitúa en la vanguardia del comercio y la competencia. Australia es un destino de inversiones que ofrece una mano de obra muy cualificada. Sabemos que los esfuerzos para lograr que aumente la prosperidad dependen de la innovación, la creatividad y la atención preferente a los nuevos mercados mundiales, además de guardar relación con un sistema de propiedad intelectual sólido: un elemento fundamental del programa de crecimiento que examinará el G20”.

En el Índice Mundial de Innovación 2014 se analizan 143 economías de distintas partes del mundo por medio de 81 indicadores, con los que se pretende evaluar tanto sus capacidades como sus resultados cuantificables en el campo de la innovación. El Índice Mundial de Innovación, que se publica anualmente desde 2007, es actualmente uno de los principales instrumentos de análisis comparativo de que disponen los directivos de las empresas, los encargados de formular las políticas y otras personas que deseen conocer mejor la situación de la innovación en todo el mundo. El estudio de este año se beneficia de la experiencia de sus asociados expertos: la Confederación de la Industria India, du y Huawei, así como una junta asesora formada por 14 expertos internacionales.

Países clasificados en los primeros puestos

En el Índice Mundial de Innovación 2014, Suiza continúa encabezando la clasificación por cuarto año consecutivo. El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte asciende un puesto, al segundo lugar, seguido de Suecia. Luxemburgo, que ocupa la novena posición, ha pasado a formar parte de la lista de los 10 primeros países clasificados.

Este grupo de los primeros clasificados en el Índice Mundial de Innovación ha establecido ecosistemas de innovación bien integrados, en los que las inversiones en capital humano, unidas a unas infraestructuras de la innovación sólidas, contribuyen al logro de unos niveles elevados de creatividad. En particular, los 25 países mejor clasificados en el Índice Mundial de Innovación alcanzan de manera reiterada puntuaciones altas en la mayoría de los indicadores y presentan puntos fuertes como, por ejemplo, en lo relativo a la infraestructura de la innovación (incluidas las tecnologías de la información y las comunicaciones), el desarrollo empresarial, que comprende, por ejemplo, a los trabajadores del conocimiento, los vínculos con la innovación y la absorción de conocimientos, y los resultados de la innovación (por ejemplo, productos y servicios innovadores y la creatividad en Internet).

También se evalúa la calidad de la innovación. Con respecto a la calidad de la innovación (medida en función de los resultados de las universidades, la difusión de los artículos científicos y la dimensión internacional de las solicitudes de patentes), los Estados Unidos de América ocupan el primer lugar en el grupo de ingresos altos, seguidos del Japón, Alemania y Suiza. Las economías de ingresos medianos con los mejores resultados están acortando distancias en materia de calidad de la innovación, situándose China a la cabeza, seguida del Brasil y la India.

Soumitra Dutta, Decano Anne y Elmer Lindseth de la Escuela de Posgrado de Administración “Samuel Curtis Johnson” de la Universidad Cornell y coautor del informe, señala que “al revisar los indicadores de calidad del Índice Mundial de Innovación, se observa que las economías de ingresos medianos que consiguen los mejores resultados están acortando la distancia que las separa de las economías de ingresos altos. China supera, con mucho, el resultado promedio de las economías de ingresos altos en el conjunto de los indicadores de calidad. Para acortar aún más esa distancia, las economías de ingresos medianos deben seguir invirtiendo en el fortalecimiento de sus ecosistemas de innovación y supervisar atentamente la calidad de sus indicadores de innovación”.

En el Índice Mundial de Innovación 2014 se confirma la persistencia de las disparidades en materia de innovación a escala mundial. Entre los 10 y los 25 mejor clasificados, las posiciones han cambiado, pero continúan siendo las mismas economías. Una de las dificultades que más difícil resulta superar es la que se observa en las economías menos innovadoras, que tienen problemas para seguir el ritmo al que progresan las economías situadas en los primeros puestos, incluso aunque logren avances considerables. Esta situación puede explicarse, en parte, por sus dificultades para formar y conservar los recursos humanos necesarios para una innovación continuada, que es el asunto central del informe de este año.

Bruno Lanvin, Director Ejecutivo de Índices Mundiales en el INSEAD y coautor del informe, hace hincapié en que “a medida que la innovación se convierte en una dinámica mundial, un número cada vez mayor de economías emergentes se enfrenta a cuestiones complejas al constatar que solo es posible lograr que regresen los cerebros que han salido del país si se alcanza el delicado equilibrio necesario entre la salida de personas con talento (es decir, aquellos ciudadanos que buscan educarse en el extranjero) y su entrada (personas que han conseguido muy buenos resultados regresan a sus países de origen para innovar y crear empleos en su zona, a lo que se suma la contribución a la competitividad nacional de los grupos que viven en un país distinto de su país de origen). En todo el mundo observamos signos alentadores de que esos cambios están ocurriendo”.

Distintos grupos logran resultados diferentes en materia de innovación

Analizar las economías en el contexto de otras economías pertenecientes a su mismo grupo regional o de ingresos puede poner de manifiesto ventajas competitivas relativas importantes y ayudar a los encargados de tomar decisiones a extraer lecciones válidas para mejorar los resultados que son aplicables sobre el terreno.

Cómo pueden los “aprendices en innovación” sacar partido de sus puntos fuertes

Las economías que logran unos resultados superiores por lo menos en un 10% a los de otros países equiparables por su nivel de producto interno bruto reciben el nombre de “aprendices en innovación.”

Los 12 países de ingresos medianos y altos que consiguieron mejores resultados que otros países de su mismo grupo de ingresos (ordenados según sus resultados) son la República de Moldova, China, Mongolia, Viet Nam, la India, Jordania, Armenia, el Senegal, Malasia, Tailandia, Ucrania y Georgia; y, entre los países de bajos ingresos, Kenya, Uganda, Mozambique, Rwanda, Malawi, Gambia y Burkina Faso. Estos “aprendices en innovación” presentan unos mayores niveles de innovación como consecuencia de las mejoras introducidas en los marcos institucionales, una mano de obra cualificada con un sector de la enseñanza terciaria ampliado, mejores infraestructuras de la innovación y un mayor grado de integración con los mercados mundiales de crédito a la inversión y crédito comercial, así como una comunidad empresarial desarrollada (incluso cuando los avances en estos aspectos no son uniformes en todas sus economías).

África Subsahariana: Convertirse en una región de “aprendices en innovación”

Entre los países de bajos ingresos cuyos resultados superan los de otras economías equiparables, en la región del África Subsahariana se encuentra actualmente casi el 50% de las denominadas economías de “aprendices en innovación”. El África Subsahariana concentra más economías de “aprendices en innovación” que ninguna otra región, y cinco economías africanas pasaron a formar parte de ese grupo en 2014: Burkina Faso, Gambia, Malawi, Mozambique y Rwanda. En estas cinco economías se observa un aumento de los niveles de innovación, especialmente en las esferas del capital humano y la investigación (en conjunto, han registrado una mejora de 71 puestos de la clasificación en este ámbito de gran importancia) y del desarrollo de los mercados (han mejorado, en conjunto, 148 puestos).

De manera global, el África Subsahariana ha registrado la mejora más importante de todas las regiones en la clasificación del Índice Mundial de Innovación, siendo Côte d’Ivoire la economía que presenta la mejora más notable (20 puestos) y Mauricio la que ocupa el primer puesto regional (el 40, una mejora de 13 puestos respecto del puesto 53 que ocupaba en 2013). De los 33 países africanos evaluados en el Índice Mundial de Innovación 2014, 17 mejoraron su puesto en la clasificación.

Las economías de los BRICS

De los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), cuatro mejoraron su puesto en la clasificación (el Brasil ascendió 3 puestos, hasta el 61; la Federación de Rusia, 13 puestos hasta el 49; China, 6 puestos, hasta llegar al 29; y Sudáfrica, 5 puestos, hasta el 53). Los progresos de China y de la Federación de Rusia en la clasificación se sitúan entre los más notables de todos los países; la clasificación de China es ahora comparable a la de muchos países de ingresos altos. Sin embargo, este año la India retrocedió 10 puestos, hasta el 76.

En palabras de Chandrajit Banerjee, Director General de la Confederación de la Industria India (CII), “para convertirse en un país considerado “aprendiz en innovación” en el Índice Mundial de Innovación, es necesario que los encargados de formular las políticas determinen los ámbitos que ayudan a impulsar sus resultados sobre la base de los recursos invertidos y los resultados de la innovación en comparación con economías equiparables, y centrarse en esos ámbitos, así como lograr alcanzar unos resultados que superen lo que se espera de ellos a la luz de su nivel de desarrollo”. Y añadió que en el “capítulo dedicado a la India en el Índice Mundial de Innovación 2014 se analiza uno de esos parámetros importantes, el capital humano, y se subraya el modo en que las políticas que ayudan a promover el capital humano afectan a los resultados de un aprendiz en innovación como la India”.

El Sr. Osman Sultan, Director General de du, señaló al respecto que “la innovación y un crecimiento sostenible van a la par. En un mundo sin fronteras como el actual, cada vez cobra mayor importancia la innovación colaborativa. En su génesis encontramos un enfoque de mayor colaboración, que cuestiona las metodologías convencionales y posibilita una mayor eficiencia, lo cual resulta beneficioso para todos. La aspiración de los dirigentes de los Emiratos Árabes Unidos representa un excelente ejemplo de ese planteamiento, ya que promueve un ecosistema de innovación interconectado desde una etapa inicial. Como proveedores de servicios de telecomunicaciones en los Emiratos Árabes Unidos, nos encontramos en una posición incomparable para potenciar el “factor humano” en este ecosistema de la innovación, que continúa evolucionando, por medio de la facilitación del intercambio internacional de capital intelectual y el empoderamiento colaborativo”.

Como apuntó el Sr. Ken Hu, Director General de Huawei, “estas constataciones ponen de relieve la importancia del capital humano para la promoción de la innovación”. Y añadió: “Consideramos que el Índice Mundial de Innovación 2014 actuará como catalizador para muchos países, que aprenderán unos de otros y crearán conjuntamente un entorno de innovación eficaz y abierto. En Huawei estamos empeñados en innovar por medio de la inversión en nuestro recurso más importante: nuestro personal”.

El factor humano: La chispa imprescindible para encender la innovación

En el informe de este año, tanto en sus subindicadores como en los capítulos elaborados por el Instituto de Estadística de la UNESCO y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), así como en los informes sobre la India, la Federación de Rusia, los Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica y Marruecos, se hace hincapié en la manera en que el factor humano de la innovación explica, en parte, qué economías punteras en el campo de la innovación se mantienen en los primeros puestos de la clasificación y por qué algunas de las grandes economías emergentes presentan unos resultados dispares en materia de innovación.

Por lo que respecta a la educación como subconjunto de la formación de capital humano, las economías con los mejores resultados del grupo de países de ingresos altos son la República de Corea, Finlandia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. China, la Argentina y Hungría ocupan los tres primeros puestos de los países de ingresos medianos. Todos estos países han realizado esfuerzos apreciables a fin de mantener o mejorar la calidad de sus recursos humanos por conducto de la educación y el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

El Índice Mundial de Innovación pone de manifiesto que unos ciudadanos mejor educados logran mejores resultados en las economías de ingresos altos a la hora de sacar partido de los contextos favorables para fomentar la innovación. A medida que los países ascienden en la clasificación de grado de desarrollo de la innovación, la calidad del talento con el que cuentan en las esferas de las ciencias y la ingeniería, pero también, por ejemplo, en los negocios y la administración, cobra una importancia todavía más decisiva, si cabe.

Gasto mundial en investigación y desarrollo (I+D): Se registra una fuerte recuperación después de la crisis y una desaceleración del crecimiento posteriormente

Un menor incremento del apoyo público a la investigación y el desarrollo (I+D), sumado a la persistente indecisión de las empresas en lo relativo al gasto en I+D, parece conducir a un crecimiento global más lento del gasto en I+D en todo el mundo; así sucede especialmente en los países de ingresos altos. En muchos países avanzados, parece que el saneamiento de las finanzas públicas ha afectado negativamente al gasto público en educación desde 2010.

En segundo lugar, si bien los gobiernos incluyeron un número considerable de proyectos futuros relacionados con el aumento de la innovación en los programas de estímulos de 2009, da la impresión de que el apoyo a esas medidas ha perdido ímpetu en algunos países. Es innegable que, en la mayoría de los países sobre los que se dispone de datos, sigue observándose un aumento positivo del gasto en I+D en 2013 y 2014. No obstante, se espera que el mayor gasto en I+D se registre sobre todo en Asia, especialmente en China, la República de Corea y la India.

Sobre el Índice Mundial de Innovación

El Índice Mundial de Innovación 2014, este año en su séptima edición, se publica en colaboración entre el INSEAD, la Universidad Cornell y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), un organismo especializado de las Naciones Unidas.

El Índice Mundial de Innovación constituye principalmente una clasificación de las capacidades y los resultados en el ámbito de la innovación de economías de todo el mundo. En él se tienen en cuenta la función fundamental de la innovación como motor del crecimiento económico y la prosperidad, así como la necesidad de que exista una amplia visión horizontal de la innovación aplicable a las economías desarrolladas y emergentes; además, se incluyen indicadores que van más allá de los indicadores tradicionales empleados para medir la innovación como, por ejemplo, el nivel de investigación y desarrollo.

En tan solo 7 años, el Índice Mundial de Innovación se ha erigido en el principal informe de referencia entre los índices de innovación, convirtiéndose en un útil instrumento de análisis comparativo que facilita el diálogo entre el sector público y el privado, gracias al cual tanto los encargados de formular las políticas como los dirigentes empresariales y otras partes interesadas pueden evaluar periódicamente los progresos.

Para fomentar el debate mundial sobre la innovación, orientar las políticas y destacar las mejores prácticas al respecto es necesario disponer de sistemas de medición con los que evaluar los resultados en innovación y los logros alcanzados con las políticas. El Índice Mundial de Innovación crea un entorno en el que se evalúan continuamente los factores de la innovación, incluidos los siguientes elementos:

• 143 perfiles de país, con inclusión de datos, clasificaciones y puntos fuertes y débiles en relación con 81 indicadores;
• 81 cuadros de datos correspondientes a indicadores de más de 30 fuentes internacionales de los sectores público y privado, 56 de los cuales contienen datos sólidos, en 20 se reúnen indicadores compuestos y en 5, preguntas de encuestas;
• una metodología de computación transparente y replicable, que incluye un 90% de intervalo de confianza por cada clasificación de índices (Índice Mundial de Innovación y subíndices de resultados y de inversiones en innovación) y un análisis de los factores que inciden en los cambios que se observan en las clasificaciones de un año a otro.

El Índice Mundial de Innovación 2014 se calcula a partir del promedio de dos subíndices. Con el subíndice de los recursos invertidos en innovación se evalúan elementos de la economía nacional que comprenden actividades innovadoras agrupadas en cinco pilares: 1) instituciones, 2) capital humano e investigación, 3) infraestructura, 4) desarrollo de los mercados y 5) desarrollo empresarial. El subíndice de los resultados de la innovación refleja datos reales de dichos resultados, y se divide en dos pilares: 6) producción de conocimientos y tecnología y 7) producción creativa.

El Índice es objeto de una auditoría estadística independiente a cargo del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea. El informe completo puede descargarse en: www.globalinnovationindex.org.

Fuente: http://www.globalinnovationindex.org/content.aspx?page=press-release

StartupMap.la, el mapa de las startups latinoamericanas para mostrarle al mundo

Con el propósito de visibilizar a todos los actores que forman parte del ecosistema emprendedor de las principales ciudades de Latinoamérica, y al mismo tiempo conectarlos entre sí y con los principales ecosistemas emprendedores del mundo, nace StartupMap.la.Se trata de una herramienta colaborativa para emprendedores, inversores y cualquier persona interesada en conocer más el escenario de startups en América Latina.“En los últimos años, América Latina está viviendo un gran crecimiento en el número de emprendimientos tecnológicos, aceleradoras e incubadoras de negocios, y fondos de inversión de riesgo. Toda esta actividad y evolución necesita una herramienta que visibilice y manifieste el estado de ebullición en que se encuentra”, explicaron sus creadores, quienes hacen parte de Aerolab, una agencia de diseño y desarrollo digital que desde 2012 trabaja con startups.

De esa forma, y observando los casos de éxito de mapas de startups existentes en otros países, el equipo de Aerolab, que está en relación constante con el ecosistema startup de Buenos Aires y Sillicon Valley, decidió desarrollar un mapa para el ecosistema local y regional como una iniciativa propia.

El mapa permite navegar y visualizar el ecosistema local de cada ciudad, conociendo cuáles son sus startups, las aceleradoras e incubadoras que las potencian; los lugares de coworking que las nuclean; los servicios que necesitan y los fondos de inversión que financian su desarrollo.

Además de su ubicación geográfica, cada startup tiene un perfil en el que explica su misión y facilita links a su web, sus redes sociales y su perfil en sitios especializados como Crunchbase y AngelList.

Startupmap.la funciona como una plataforma de crowdsourcing: cualquiera puede cargar o editar el contenido. Si bien no es necesario ser fundador de una startup para cargarla, los fundadores pueden pedir que se los reconozca como tales en el perfil de su startup, y esto es supervisado por los administradores de StartupMap.la que verifican la veracidad de ese pedido antes de permitirlo.

En principio, StartupMap.la se lanzó en Buenos Aires, revelando los principales actores del ecosistema local, y el sistema ya está habilitado para empezar a mapear otras ciudades de Argentina, Chile, Uruguay, México, Colombia y Perú.

El equipo de desarrollo de StartupMap.la planea próximos lanzamientos que incluirán otras herramientas útiles para los emprendedores: un portal de empleo especializado sólo en ofertas de trabajo en startups; y una sección de ‘Equipo’ dentro de las fichas de cada startup, que busca visibilizar también a los emprendedores detrás de sus empresas.

Fuente: http://pulsosocial.com/2014/06/18/startupmap-la-el-mapa-de-las-startups-latinoamericanas-para-mostrarle-al-mundo/

12 tendencias de futuro en innovación

Por Xavier Ferrás 

Pencil-vs-Camera

La certeza frente a la incertidumbre. La innovación, en la frontera entre ambos mundos, emerge como proceso de aprendizaje y mecanismo de adaptación; y se convierte en proceso experimental, de corte científico, orientado a descubrir los límites del conocimiento de mercado y convertirlos en ventajas competitivas empresariales. Exactamente igual que la ciencia opera en los límites del conocimiento humano, la innovación opera en los límites del conocimiento de mercado, desarrollando y contrastando nuevas hipótesis para avanzar en la terra ignota del incierto contexto competitivo. La innovación utilizará el método científico para validar hipótesis de nuevos productos y modelos de negocio, pero operará en un campo de experimentación dinámico, ambiguo y borroso. Podríamos hablar de fuzzy innovation.

¿Hacia donde va la innovación? Actualmente, existen una serie de tendencias emergentes que van a fusionarse en los próximos años, generando un nuevo cuerpo de conocimiento estratégico y operativo para las organizaciones que deseen seguir avanzando en el descubrimiento y explotación de nuevos mercados y nuevas oportunidades de negocio:

1.- La emergencia de los enfoques dinámicos e introspectivos de la estrategia. Dado que la certeza está en el interior (en el exterior, todo es incertidumbre), se construirá la estrategia desde las capacidades y los recursos interiores: en qué podemos ser excelentes y cómo lo vamos a explotar en entornos cambiantes.

2.- La práctica sistemática del cambio estratégico: en base a nuestras capacidades, ¿en cuántos sectores y/o negocios podemos estar? Pivotaremos sobre las capacidades para evitar costes de oportunidad (los derivados de no hacer cosas, de no abordar otros mercados, de no aprovechar las ventanas de oportunidad). La empresa se transversaliza y diluye su riesgo operando en diferentes negocios y mercados, pivotando sobre las mismas capacidades esenciales. Deberemos saltar de una ola de ventaja competitiva transitoria a otra, operando en diferentes combinaciones de mercado, producto y tecnología.

Downtown-Dubai

3.- La emergencia de los enfoques push de desarrollo de negocio: a partir de las capacidades y recursos (talento, equipo, know-how, activos, contactos, habilidades específicas, cartera de tecnologías…), el reto será descubrir y desarrollar nuevos mercados (tierra incógnita, espíritu pionero), lo cual es un proceso interactivo de aprendizaje.

4.- El imperativo de las lógicas “lean”: todo lo que no añada valor al producto, es coste. En japonés, recuperaremos el concepto de muda (desperdicio, waste). Para los métodos de lean production japoneses, un empleado sobre un toro mecánico almacenando stock en una estantería era muda. No generaba valor al producto. Sólo era coste (financiero, de salario, de mermas, de alquileres, de obsolescencia…). Y el objetivo operativo de toda organización era eliminar toda muda. En la actualidad, también, toda actividad que no genere aprendizaje es muda. En los próximos años, veremos como desaparecen masivamente capas de control, procesos burocráticos, organismos centralizadores y de autoreporting en las grandes organizaciones (*)

5.- El predominio de la cultura start-up: tomar la iniciativa en condiciones de extrema incertidumbre. Experimentar rápido (y barato, con experimentación controlada). Capturar información de mercado, y realimentar el desarrollo de producto o de modelo de negocio. Las decisiones críticas las tomará quien más sepa (por autoridad), no quien más mande (por poder).

6.- El diseño de productos, servicios, y nuevos modelos de negocio, con el usuario situado en el centro de las decisiones. El objetivo: dar máximo valor al usuario. Valor que quizá el propio usuario no conozca, no pida y no imagine. Las metodologías experimentales de design thinking y observación antropológica de la conducta del consumidor irán ganando terreno a las prácticas clásicas de investigación de mercados.

7.- La empresa como incubadora de nuevas oportunidades. El proceso clásico de innovación (gestión de cartera de proyectos), derivará en el desarrollo de contextos organizativos que permitan libertad creativa, experimentación y fluidez para generar y hacer crecer start-ups internas. Eso significará normalizar la extracción de recursos del día a día (procesos operativos) para dedicarlos íntegramente a las nuevas oportunidades (procesos estratégicos). Sistematizar la creación de high performance teams (equipos de élite internos) y separarlos de la estructura operativa como embriones de nuevas divisiones y nuevas futuras empresas.

8.- Sistema de recursos humanos al servicio del proceso innovador. Para que lo anterior suceda, es crítico que el sistema de recursos humanos incentive la participación del personal en el desarrollo de la cartera de oportunidades estratégicas (de las nuevas start-ups internas). Y ese incentivo debe ser económico y de reconocimiento (status). El mejor talento organizativo debe desear liderar una nueva start-up corporativa antes que ascender a director funcional y fosilizarse. La carrera profesional dejará de ser vertical.

9.- Capital riesgo interno. Las nuevas oportunidades deben financiarse con criterios de capital riesgo, instrumentando mecanismos internos similares al de los fondos de capital riesgo profesionales. Los presupuestos de innovación se convertirán en capital early-stage interno, gestionado profesionalmente por consejos de administración mixtos (internos y externos).

10.- Descentralización obsesiva y final de la burocracia. Todo ello llevará a procesos orgánicos de crecimiento en nuevas divisiones o nuevas compañías, sobre una plataforma de recursos y habilidades común. Los recursos corporativos centrales se destinarán a las divisiones que más crezcan. La velocidad, flexibilidad, adaptabilidad y retorno que ofrece la captura rápida de oportunidades en entornos dinámicos superará la lógica tradicional de búsqueda de economías mediante centralización, jerarquización y uniformidad. Asistiremos a la muerte definitiva de la burocracia como mecanismo de gestión empresarial.

11.- Aprovechamiento del ecosistema local: no competirán las empresas solas, competirán los territorios innovadores. Estar inmerso en un ecosistema innovador, aprovechar sus recursos (talento, marca, capital, proveedores, infraestructuras de conocimiento…), capturar rápidamente sus flujos de información y establecer dinámicas de internacionalización aceleradas, apalancándose en el ecosistema, serán críticas.

12.- Innovación abierta y nacimiento global: si el ecosistema local marcará el carácter de la empresa (como la casa de los padres nos marca nuestro carácter), el campo de juego competitivo es el mundo. Deberemos nacer con visión global, y establecer sólidas alianzas estratégicas internacionales para competir. El nivel de inversiones de la innovación es cada vez más elevado, y el tiempo de amortización más corto. Por ello, los mercados deben ser globales, y el conocimiento, las ideas o el talento se deben extraer de allá donde se encuentren (será imposible generarlos internamente de forma íntegra)

Estamos asistiendo, en primicia, al nacimiento de un nuevo concepto de empresa.

(*) Imprescindible leer “The Lean Start-Up“, de Eric Ries

Fuente: http://www.sintetia.com/12-tendencias-de-futuro-en-innovacion/

Los 6 paradigmas de la innovación

Lo que hoy entendemos por innovación es, en realidad, la superposición de seis aproximaciones al fenómeno de conversión en valor de nuevas ideas o conocimiento. A lo largo del tiempo, han existido seis visiones, seis auténticos paradigmas que han marcado los principios de gestión de la innovación, y que responden a diferentes momentos y contextos históricos. Las seis aproximaciones se han superpuesto en el tiempo, sin solución de continuidad. A continuación, resumo la lógica de cada una de ellas desgranando las asunciones básicas que existen tras cada aproximación histórica al apasionante fenómeno de la innovación:

Innovación 1.0 (desde la Revolución Industrial): La innovación entra en el mundo económico desde la perspectiva de la tecnología. El fenómeno se inicia en el Siglo de las Luces, que da paso al método científico y éste a la innovación tecnológica, base de la Revolución Industrial. La unidad de análisis de gestión de la innovación es la oportunidad tecnológica. La nueva tecnología es introducida en el mundo económico, creando lo que Schumpeter denominó olas de destrucción creativa. La tecnología triunfante genera un orden de cosas superior al anterior. La fuerza dominante es la de la investigación y el desarrollo: la racionalidad científica se convierte en innovación tecnológica, y es propulsada al mercado. Un mercado que actúa bajo demanda excedente: todo lo que pueda ser comprado será comprado. La innovación, bajo este paradigma, es rupturista por definición. En estas condiciones se desarrollan las grandes rupturas tecnológicas de la humanidad: la máquina de vapor, el ferrocarril, la llegada de la energía eléctrica a los hogares, la producción masiva de automóviles, las aviación comercial o, en última instancia, internet.

Disruptive

Innovación 2.0 (Caída del Muro de Berlín): Hacia 1989 se inicia un incipiente proceso globalizador. Los mercados empiezan a saturarse. No toda tecnología encuentra su camino a mercados excedentes y cada vez más sofisticados. La comprensión en profundidad de los mismos empieza a generar ventajas competitivas. El centro de gravedad de la innovación pasa de la tecnología al mercado. La unidad de análisis en gestión de la innovación es la oportunidad de mercado. El fenómeno innovador es disparado desde la demanda. La innovación responde a peticiones de los clientes, en una lógica market-pull, y bajo un paradigma de demanda limitada y sobresaturación de los mercados. Tiranía del consumidor. Es la era del márketing: hay que escuchar al cliente, ser próximo, anticipar sus necesidades y mimarle para fidelizarle. Pero el cliente pedirá mejoras, no cambios ni rupturas de paradigma. Nadie puede pedir lo que no puede imaginar: la innovación se torna incremental.

Innovación 3.0 (1990-1995, la empresa como sistema innovador). La unidad de análisis es la organización en su conjunto. La empresa debe convertirse en sistema innovador para gestionar a la vez ambas fuerzas: las de la ruptura tecnológica y la del incrementalismo del mercado. Ambas fuerzas (I+D y márketing) convergen y compiten en las organizaciones, generando el apasionante dilema de la innovación: explotar lo conocido, mejorándolo; o explorar lo desconocido, cambiándolo y transformando el entorno. La innovación se convierte en tensión organizativa. Cuando gana la inercia del pasado y el incrementalismo, los líderes de la industria se ven superados por jóvenes start-ups dotadas de mayor flexibilidad estratégica y radicalidad innovadora. Y, para disciplinar la sistemática innovadora, las organizaciones deben incorporar sistemáticas de gestión a imagen de los modelos TQM de gestión de la calidad. Modelos que, en general, quedan obsoletos cuando se convierten en un instrumento más del inmovilismo, en una coartada para disfrazar la simple mejora de procesos o productos como innovación.

Innovación 4.0 (1995- 2003: Supply Chain Management). La tensión innovadora desborda a la organización. El entorno sigue acelerándose y cambiando más rápidamente que la empresa, la cual debe echar mano de su contexto inmediato para innovar con más velocidad y eficacia. La innovación salta a la cadena de valor. Competirán cadenas de valor contra cadenas de valor, aunque éstas se escondan tras sus firmas líderes (General Motors contra Ford, Airbus contra Boeing, Zara contra H&M), luego innovarán cadenas de valor contra cadenas de valor. Se integrarán sistemas de información, procesos logísticos y equipos de I+D, que pasarán de ser multidisciplinares a ser multiempresariales. Para ello, se deben seleccionar los mejores proveedores, y establecer alianas estratégicas con ellos. Es la época del Supply Chain. Se crean los primeros ecosistemas innovadores: los de la empresa con sus proveedores clave: aquéllos que les provean de subsistemas estratégicos. El modelo de gestión imperante es el de la integración y gestión estratégica de la cadena de suministro.

Innovación 5.0 (2003: Open Innovation): Etapa de intensa globalización, ahora cuestionada. Constancia de que existen más oportunidades fuera que dentro de la empresa, en cualquier lugar del mundo y en cualquier sector (cross-sectorial innovation). Internet, fenómeno de moda en la época, vuelve (teóricamente) el mundo plano y totalmente simétrico. Para competir con las terribles economías de escala de los gigantes tecnológicos, y las grandes inversiones requeridas para desarrollo de tecnología, es importante generar economías alternativas de red. Consorcios estratégicos internacionales. El campo de juego de la innovación ya no es el de la Supply Chain, sino el de la economía internacional en su integridad. El modelo de gestión emergente es el de Innovación Abierta, concepto brillante e inspirador acuñado por el profesor Henry Chesbrough, de Berkeley.

Innovación 6.0 (mundo post-crisis). El mundo sale de la crisis con una sorprendente constatación: la innovación se pega a algunos territorios (Corea del Sur, Israel, Finlandia, Silicon Valley…). La innovación, vista ya como fenómeno cultural y social, se concentra fuertemente en entornos locales: regiones y ciudades. El soporte: una densa red social empapada de cultura emprendedora y de capital de alto riesgo (en gran parte, proporcionado por el Estado). Visión de ecosistema. Innovar requiere una cultura especifica (requiere un conjunto de creencias y comportamientos: creatividad, iniciativa y acción), y una red social que aporte complementariedades, información, conocimiento y capital. Una red social de confianza que sólo puede darse en la proximidad. Las cadenas de valor se reconcentran: si bien inicialmente, se pensó que la integración de la cadena de valor puede ser sólo virtual, en los últimos años se comprueba que ésta debe ser también física. La proximidad, en innovación, es determinante para generar confianza, y transmitir correctamente conocimiento no codificado. De la integración virtual se pasa al reshoring: las cadenas de valor se repliegan a los núcleos geográficos de alta intensidad innovadora. Los modelos de gestión que emergen son los de emprendimiento corporativo (la gestión de la innovación se convierte en gestión de la innovación radical, el resto será simple mejora). Y aparece un último y supremo actor: el Estado Emprendedor, capaz de actuar como verdadero agente schumpeteriano: si la institución básica de capitalismo es la innovación, es el Estado quien tiene capacidad para lanzar las innovaciones realmente rupturistas, las olas de destrucción creativa de Schumpeter, rompiendo los incrementalismos del mercado, y lanzando tecnologías disruptivas mediante la inversión sistemática en I+D de alto riesgo.

El siguiente cuadro resume los seis paradigmas, con sus respectivas unidades de análisis, fuerzas conductoras y modelos de gestión.

Ferras_6ParadigmasFuente: http://www.sintetia.com/los-6-paradigmas-de-la-innovacion/?utm_content=buffer36c8e&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

Uniendo Design Thinking y Lean Startup. Creando empresas competitivas

Por Juan Sobejano

Hace años que vengo utilizando el Design Thinking (DT). Lo he estudiado, reflexionado y usado en proyectos desde hace tiempo. Regularmente alguien viene y dice que el DT está muerto o que su enfoque es obsoleto o que está pasado de moda. Esta última observación me resulta bastante pobre (desechar una metodología por moda o porque la utilice mucha gente no tiene mucho sentido) pero la he oído en más de una ocasión.

design_ThinkingA mí el DT me permite trabajar con los clientes desde el principio, comprendiendo su entorno y sus motivaciones primeras, viendo en qué medida una solución propuesta tiene ramificaciones que no terminan en el mero uso o consumo de esa solución (producto o servicio), sino que presenta implicaciones que en ocasiones llegan a ser sociales. El DT ofrece la posibilidad de entender al cliente no como cliente, sino como ser humano, como persona que tiene unas necesidades, se mueve y vive en un contexto y tiene una serie de necesidades que yo puedo satisfacer.

El Lean Startup (LS), por su parte, es un modelo más enfocado a la empresa (startup), con un claro objetivo en el mercado y que coge al cliente cuando es eso, cliente. Es interesantísimo y muy potente a la hora de desarrollar un modelo de negocio válido y sostenible, y muy interesante para adaptar ese modelo a las necesidades del mercado. Trabaja, como el DT, en la complejidad y la incertidumbre, y ofrece una respuesta a los desajustes y cambios que constantemente se están produciendo en el mercado y en la relación de éste con las empresas.

Hace poco ya escribí sobre este tema de la unión entre DT y LS, llamando al resultado Lean Design. En ese artículo hablaba de una serie de puntos en común de ambas metodologías que me gustaría ampliar.

Centran el proceso en el cliente o usuario

Efectivamente, todo pivota en torno a él, y cualquier reflexión, avance o retroceso se hace desde la perspectiva del usuario, cliente o persona. A mis alumnos siempre les digo una cosa mostrándoles la siguiente imagen:

JSobejano

no importa que un proyecto sea viable desde el punto de vista de negocio, ni que sea tecnológicamente factible, si no hay personas que deseen ese proyecto, si no hay personas que deseen pagar por ese producto o servicio de nada vale invertir millones en tecnología o romperse los cuernos mostrando la viabilidad económica, fracasará”.

Por eso es fundamental en estas metodologías el “salir fuera” a trabajar y validar hipótesis y modelos. No hay verdad en las oficinas o en los despachos, esa verdad, ese deseo, esa necesidad sólo la podemos encontrar si somos capaces de salir y preguntar, observar a las personas, con un enfoque más antropológico en el DT y con uno más “empresarial” en el LS.

Ambas metodologías parten de la nada

Cuando comenzamos un proyecto de DT sólo conocemos el contexto pero no el problema real, ni por supuesto la solución. Si a mí me llaman para “mejorar la gestión y servicios de las cafeterías y restaurantes de un campus”, conozco el objetivo final, pero luego parto de cero, porque he de hacer un análisis integral de toda la experiencia que los alumnos tienen en esos centros para conocer cómo los usan, por qué los usan, cuándo, con qué frecuencia, si van en grupos o solos… Es decir, tengo el contexto y los límites a los que me tengo que concretar, pero nada más.

Trabajar con DT y con LS supone asumir que estamos en constante búsqueda de necesidades y de soluciones a esas necesidades. El cambio, el pivote constante en el enfoque o el modelo de negocio permite que esa búsqueda sea efectiva. Se puede decir que estamos en constante búsqueda de problemas que resolver y de soluciones a esos problemas.

También gestionan el caos

No es posible, hoy en día, desarrollar metodologías de gestión y generación de proyectos sin tener en cuenta el entorno tan inestable en el que estamos. Los cambios en la gestión de la información, los nuevos modelos de negocio o la aparición de nuevos problemas sociales y en el mercado hacen necesario que haya metodologías abiertas y perfectamente adaptables a esa inestabilidad. Tanto el DT como el LS responden adecuadamente a esos cambios.

Estamos hablando de metodologías abiertas, como digo, totalmente “configurables” a nuestras necesidades. De hecho hay varios enfoques de DT, que aunque cumplen los procesos de análisis, ideación, prototipado e implementación, sí los configuran en distintos pasos y puntos del proceso.

Del mismo modo el LS permite mucha libertad a la hora de enfocar el proceso de información-creación-análisis-toma de datos-aprendizaje no siendo éste necesariamente lineal, sino que se favorece cierto desorden en la gestión en aras de un mayor enriquecimiento del proceso.

El error es una parte del proceso

Y no sólo eso, sino que es una parte fundamental del mismo. Con mis alumnos hacemos en ocasiones un ejercicio muy interesante en el que tratamos de desarrollar una solución a través de un proceso exprés de DT. Por supuesto en muchas ocasiones no se consigue una solución satisfactoria (la falta de tiempo es el principal problema), pero al final todos son conscientes de que ese supuesto error es en realidad un paso más hacia la solución adecuada, puesto que le da información valiosísima para construirla.

Del mismo modo el LS lleva en su proceso el valor del error y la mejora continua como esencia de dicho proceso. No se puede suponer que un producto recién lanzado al mercado sea el definitivo, por lo que conceptos como Producto Mínimo Viable son fundamentales para trabajar adecuadamente en un entorno inestable y donde el error es clave para la mejora.

El uso de Productos Mínimos Viables y Prototipos (no es lo mismo) enriquecen el proceso y nos permiten conseguir información absolutamente relevante para mejorar nuestros proyectos o productos enfocándolos a un grupo poblacional o un mercado.

Utilizan la iteración permanente

La consciencia de que el error es algo natural y de que estamos en un entorno de inestabilidad e incertidumbre hacen que sea normal la iteración. Estos procesos permiten mejoras y cambios permanentes en los procesos, buscando una perfección que se sabe que no existe. Es decir, el concepto de proyecto o producto terminado no entra dentro de este tipo de procesos, por lo que hay una permanente adaptación a los cambios que se pueden ir generando en el mercado o el entorno del mismo.

Tanto el DT como el LS son procesos de iteración, por lo que para ellos es fundamental la experimentación, y por tanto la validación constante en el mercado o en el grupo social de la solución propuesta. Son procesos de “salir al barro”, de enfrentarse al mercado y recibir de él la información requerida y necesaria para la mejora.

Uniendo procesos

Desde mi punto de vista ambos procesos son absolutamente complementarios. El DT me parece más interesante en las primeras fases de toma de información e ideación. Creo que el enfoque antropológico que da a la búsqueda de conocimiento es mucho más relevante que un enfoque puramente de mercado. Además creo que es más flexible a la hora de idear y proponer soluciones, generando una fase de expansión de ideas muy interesante.

Posiblemente el LS ofrezca su fortaleza en las fases de enfoque y validación, sobre todo en esta última, sobre todo si es un proyecto de creación de un producto o servicio para el mercado. El trabajar constantemente con el mercado y validando a través del Producto Mínimo Viable dentro de él, ofrece una información tal vez más valiosa con este enfoque.

Es por esto por lo que creo que es muy interesante trabajar en torno a un modelo de desarrollo de proyectos o productos que podríamos llamar Lean Design, en el que ambas metodologías se fortalezcan mutuamente y saquen lo mejor de sí mismas.

shutterstock_129273230

Ya hay varias propuestas en esta línea, como la de Miguel Macías, que habla de una metodología Lean Business Design; Nestor Guerra, que une el DT, el LS y el Customer Development de Steve Blank y el Plan de Negocio tradicional para crear también un modelo Lean Business Design (ver capítulo 11); y por último Rolan M. Mueller y Katja Thoring han publicado un interesante trabajo sobre un modelo de Lean Design Thinking, también en esta línea.

Lo que parece claro es que cualquiera que sea el enfoque o la forma de encararlo, los principios del DT y el LS son absolutamente válidos y necesarios para un entorno como el actual. No se entendería que este tipo de metodologías dejaran de utilizarse únicamente por cuestiones secundarias o accesorias, y sí que evolucionaran hacia modelos más adaptados y fuertes buscando dar una mejor respuesta a las necesidades que los seres humanos tenemos y van surgiendo.

Para acabar, os recomendamos este magnífico vídeo de 2 minutos que acaba de publicar Steve Blank.

Pains, Gains and the MVP

If you can’t see the video click here

Fuente: http://www.sintetia.com/uniendo-design-thinking-y-lean-startup-creando-empresas-competitivas

Un informe describe cómo será el futuro con la innovación

La evolución del modelo postindustrial generado por las nuevas tecnologías va a transformar nuestra sociedad de una manera radical. El paso de la sociedad de la producción a la de la innovación, que ha puesto en primer plano la gestión del talento, tendrá enormes repercusiones socioeconómicas en los próximos veinte años, afirma el Informe España en el mundo 2033, dirigido por Javier Solana para PWC, realizado a partir de la investigación desarrollada por Ángel Pascual Ramsay y Álvaro Imbernón, director e investigador del programa de Global Risks de Esade-Geo Center for Global Economy & Geopolitics, y que ha contado con la colaboración del equipo de Crecimiento Inteligente de PWC.

En su apartado «La innovación como base de todo», señalan que situar a ésta en el lugar central va a dar paso a una sociedad muy distinta. Aunque los investigadores no señalen esta tendencia como algo negativo (más al contrario) lo cierto es que su descripción asusta, y mucho.

El 47% de los empleos actuales están en situación de alto riesgo y probablemente desaparezcan

Según el informe, el mapa laboral, y con él, el geográfico, se concentrará en centros o polos de empresas donde concurrirán los trabajadores altamente cualificados. Estos nodos de innovación acapararán la mayor parte del crecimiento económico, actuando como catalizadores de desarrollo, y se situarán en las áreas urbanas de los grandes mercados. En ese contexto, y aunque la innovación disruptiva de alto contenido tecnológico pueda aglutinarse en países como Israel, Singapur, Suecia o Finlandia, serán las principales ciudades económicas del planeta las que atraigan la mayor parte del crecimiento.

Los que piensan y los que sirven

Estas zonas captarán también a ese pequeño porcentaje de la mano de obra que genere mucho valor añadido, y a su alrededor florecerá un potenciado mercado de servicios culturales, gastronómicos y deportivos orientados a satisfacer las necesidades de esta clase innovadora. El resto, como señala Richard Florida, que será la mayor parte de la fuerza laboral, tendrá que dedicarse a la parte menos llamativa del sector servicios, asegurándose de que esta clase creativa pueda centrarse en realizar correctamente su trabajo mientras los demás realizan las tareas menores.

Los puestos intermedios lo tendrán muy difícil

Esta nueva estructura, además de a los trabajadores de la producción, que desaparecerán de los países desarrollados, también podrá borrar del mapa a los estratos intermedios, que lo van a pasar muy mal en los nuevos tiempos. Según señala el informe, las nuevas tecnologías de fabricación y automatización como la robótica o la impresión 3-D revolucionarán los patrones laborales, lo que afectará especialmente a los trabajadores semicualificados.

La mano de obra será sustituida por las nuevas tecnologías

Muchos analistas creen que este proceso tendrá mayores dimensiones de las esperadas, y que las nuevas tecnologías van a causar un cambio estructural de grandes proporciones. Según el  informe The future of employment, realizado por los profesores de la Universidad de Oxford Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne, el 47% del empleo total está en situación de alto riesto, “ya que muchas de sus ocupaciones son susceptibles de ser automatizadas en una o dos décadas”.  En una primera fase, la mayoría de los trabajadores del sector del transporte y de la logística, así como los administrativos y, en general, todos los relacionados con la oficina, y los vinculados a los procesos de fabricación y producción, “son susceptibles de ser sustituidos por el capital informático”.

El sector profesional de alto valor añadido tampoco se librará de estos procesos y está sufriendo ya, y de manera sensible, los embates de la informatización. Incluso sectores en teoría poco susceptibles de ser reemplazados por máquinas, como los diseñadores de chips de ordenador, los asesores fiscales o los arquitectos están viéndose afectados por los programas de software.

No es descartable que un subconjunto significativo de trabajadores sufra una degradación de la calidad de sus empleos y su remuneraciónEl informe de PWC señala que otros sectores profesionales se verán afectados por la mejora de procesos, como la generalización de la prefabricación en el caso de la construcción, donde las tecnologías de additive manufacturing –que permiten fabricar productos capa por capa, en lugar del proceso habitual de hacerlo a partir de la sustracción de material de una gran pieza– pueden ser fundamentales. Además, el perfeccionamiento de los bots –programas informáticos que imitan el comportamiento humano y son capaces de ejecutar tareas automatizadas a altísimas velocidades–, podrá reducir sustancialmente la mano de obra en varios sectores.

Las posibilidades de la automatización cambiarán seguro el mundo del trabajo y la única duda es si nos conducirá a un desajuste laboral estructural. Según apunta el informe, no es descartable que un subconjunto significativo de trabajadores sufra una degradación de la calidad de sus empleos y de su remuneración. Si en el pasado el cambio tecnológico no se tradujo en un paro masivo gracias a la creación de nuevas profesiones que respondían a nuevas necesidades, no parece que en este caso el progreso vaya a ser positivo para la igualdad de ingresos o para las condiciones laborales de la mayoría de la población. De hecho, concluye el estudio, el cambio probablemente exacerbará las desigualdades salariales y perjudicará fundamentalmente a los trabajadores semicualificados.

Nuevo paradigma: el ganador se lo lleva todo

Según el informe, cada vez más sectores económicos tenderán a asemejarse a mercados globalizados como el musical, con un número reducido de artistas acaparando la mayor parte de los ingresos mientras el resto lucha por sobrevivir. Habrá opciones reducidas para que quienes se centren en la hiperespecialización –buscando el valor añadido–, o en las economías de escala –para reducir precios–.

Adiós a las pymes

Como durante los cinco últimos años el valor de las 100 mayores empresas por cotización bursátil ha aumentado un 45%, alcanzando los 14,32 billones de dólares, el informe asegura que es muy probable que los países con mayor número de pymes tengan más problemas para competir en este mercado. Ese contexto obligará a los gobiernos de los países desarrollados a fomentar empresas de gran tamaño, por lo que, aseguran, los recursos que ahora destinan a las pymes preferirán emplearlos en apoyar la creación de grandes compañías. Las únicas pymes que tendrán opciones serán las de base tecnológica, las especializadas en servicios a grandes conglomerados y las que ocupen un nicho muy específico siguiendo el modelo de long tail.

Los salarios seguirán bajando

La competencia de los mercados emergentes y el desarrollo tecnológico son las teóricas causas, asegura el informe, de que la remuneración de los asalariados como porcentaje de la renta nacional en los países desarrollados haya ido perdiendo peso hasta situarse en mínimos históricos. Y eso es también lo que nos espera en el futuro: los sueldos seguirán bajando en la mayoría de los empleos, al mismo tiempo que el aumento de productividad no terminará por materializarse en subidas salariales en la mayoría de los empleos.

Adiós a las clases medias occidentales

Mientras que las clases medias de los países desarrollados continuarán su declive, ya que sus ingresos y expectactivas laborales están retrocediendo, y las nuevas clases medias de llos países emergentes, como China e India, siguen en ascenso gracias al proceso de globalización, el sector definitivamente ganador de esta época ha sido ese 2% de la población que se ha hecho más rico, en el que quedan incluidos los multimillonarios de EEUU, Reino Unido, Japón, Francia y Alemania y los de países emergentes como Rusia, China, Brasil o Sudáfrica, que acaparan ya la mitad de la riqueza mundial. En las economías más desarrolladas, avisa el informe, también es posible leer este fenómeno en clave generacional. Según Naciones Unidas, los mayores de 50 años acumulan más de la mitad de los ingresos disponibles en EEUU, Japón y la Eurozona.

Estado del bienestar, poco

Como los próximos años Occidente va a destinar el dinero de sus ciudadanos a pagar la deuda y a afrontar el envejecimiento de la población, el informe asegura que el papel redistributivo del Estado va a quedar atenuado, lo que podría relanzar conflictos sociales. Asimismo, es posible que, como afirma un número creciente de economistas, la desigualdad perjudique el crecimiento económico y haga menos estables las expansiones económicas. También perjudicará el crecimiento a largo plazo la incapacidad del Estado y de la sociedad civil para proporcionar educación de calidad a los menos afortunados. Como muestra, la brecha entre los resultados escolares de ricos y pobres en EEUU, que ha crecido más de un 30%. En Asia, el incipiente Estado del bienestar se desarrollará progresivamente aunque en una escala muy inferior al europeo, mientras que en América Latina seguirá siendo objeto de debate político.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-04-28/un-informe-describe-el-pavoroso-futuro-al-que-nos-aboca-la-innovacion_121278/

La CAF realiza diagnóstico para identificar oportunidades en América Latina y las TICs

 

La Corporación Andina de Fomento (CAF) realizó un diagnóstico de 16 países de la Región para evaluar las oportunidades de inversión en temas de infraestructura, capital humano y asistencia técnica.

Con el propósito de facilitar a los ejecutores de políticas públicas un panorama del sector de la Tecnología de la Información y Comunicación (TIC), se realizó un diagnóstico en 16 países de la región para evaluar las oportunidades de inversión en temas de infraestructura, capital humano y asistencia técnica, entre otros, que se presenta en una serie de cartillas.

Uno de los hallazgos que arrojó la investigación es que América Latina tiene la posibilidad de mejorar en la capacitación del capital humano,  para que produzca y se apropie de los contenidos y desarrollos de la banda ancha. Otra de las oportunidades es la expansión de las redes de infraestructura de banda ancha.

Las cartillas forman parte de un estudio realizado por CAF en 2013. La investigación contó con un equipo multidisciplinario que realizó entrevistas, trabajo de campo y el levantamiento de las estadísticas para elaborar el índice integral de desarrollo de cada país.Para descargar las cartillas haga clic aquí. 

Acerca de la CAF:

CAF es un banco de desarrollo constituido en 1970  y conformado en la actualidad por 18 países de América Latina, El Caribe y Europa, así como por 14 bancos privados de la región.
La Institución promueve un modelo de desarrollo sostenible, mediante operaciones de crédito, recursos no reembolsables y apoyo en la estructuración técnica y financiera de proyectos del sector público y privado de Latinoamérica.
Con sede en Caracas, Venezuela, CAF cuenta con Oficinas en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, España, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

 Fuente:http://www.fomin.org/pymespracticas/Noticias/TabId/1458/ArtMID/4117/ArticleID/1121/La-CAF-realiza-diagn243stico-para-identificar-oportunidades-en-Am233rica-Latina-y-las-TICs.aspx

Ciudades, micropymes y emprendedores constituyen ejes principales para potenciar la competitividad en Iberoamérica

 

20140319_Foro-Iberoamericano-Siglo-XXI_PageMadrid, 20 de marzo de 2014.- La competitividad entendida como medida de productividad y potencial de prosperidad en los países de la comunidad iberoamericana pasa necesariamente por el desarrollo de ciudades inteligentes, la potenciación de las micropymes a través de la tecnología y el apoyo a los emprendedores, según se desprende del informe “La Hora de la Competitividad” elaborado por el Foro Iberoamericano Siglo XXI y auspiciado por Microsoft Corporation.

El documento, que se ha presentado hoy en el Centro de Prensa Internacional de Madrid, articula en forma de “Claves” un conjunto de recomendaciones dirigidas a líderes de gobiernos, sector privado y sociedad civil, sobre el tipo de acciones que la región podría abordar para acelerar su competitividad. En el documento han colaborado más de 40 expertos de toda la región, entre los que se incluyen representantes de principales instituciones multilaterales como la Secretaría General Iberoamericana, la Organización Iberoamericana de Jóvenes, el Banco Interamericano de Desarrollo y CAF – Banco de Desarrollo de América Latina.

Siendo la competitividad un tema amplio y complejo, el grupo decidió enfocarse en tres áreas con la intención de ayudar a enfocar y priorizar el desarrollo y adopción de planes de alto impacto. El cuerpo del documento consta de tres capítulos principales: Diez claves para la competitividad de las ciudades, Diez claves para la competitividad de las mPYMES y Ocho claves para el emprendimiento competitivo. Las claves son recomendaciones específicas que sirven para proponer planes de acción. Resaltan los aspectos de inclusión (jóvenes, género), sostenibilidad (acciones de corto y largo recorrido, medioambiente), utilización de lecciones aprendidas, institucionalidad, gobernanza, aspectos fiscales y la internacionalización, así como la promoción de la innovación y la adopción de las tecnologías de la información como catalizadores de la competitividad de la región.

Foro Iberoamericano Siglo XXI

El informe “La Hora de la Competitividad” constituye el primer trabajo desarrollado por el Foro Iberoamericano Siglo XXI, un espacio de diálogo dedicado a Iberoamérica creado recientemente dentro del Club Siglo XXI. “El compromiso del Club Siglo XXI con Iberoamérica ha estado siempre presente en la historia de esta institución que tengo el honor de presidir. Sin embargo, pensamos que era hora de otorgar un nuevo y renovado impulso para aportar a la agenda iberoamericana a través de propuestas útiles para el futuro de la Comunidad”, asegura Eduardo Zaplana, Presidente del Club Siglo XXI.

Microsoft Corporation ha sido el principal auspiciador de la iniciativa. Según Orlando Ayala, Vicepresidente Senior Mundial de Microsoft: “Los tres temas abordados en este documento son indispensables y prioritarios para acelerar la competitividad en la región. Sin embargo, quiero destacar el impacto potencial que podemos generar a más corto plazo, si ponemos atención en la adopción estratégica de las TIC para el fortalecimiento de sectores como el de las mPYMES. Se ha demostrado que al lograr que más mPYMES pasen a ser líderes en adopción de las TICs, se logra mayor crecimiento en los negocios, incremento en la creación de puestos de trabajo, y algo muy importante: el fortalecimiento de la clase media en los países.”

El equipo del trabajo ha puesto énfasis en aclarar que La Hora de la Competitividad no es un estudio al uso, sino un conjunto de recomendaciones basado en el conocimiento de los expertos y en la interpretación de los más recientes estudios y lecciones aprendidas. La prioridad ha sido identificar y proponer acciones que contribuyan a generar resultados concretos.

El Foro, Microsoft y todos los miembros del equipo de trabajo se han propuesto dar el máximo de visibilidad y someter a una amplia discusión estas recomendaciones, además de continuar en esta línea de trabajo.

El documento está disponible en http://1drv.ms/Oy7h8O.

 Acerca del Club Siglo XXI y el Foro Iberoamericano Siglo XXI

El Club Siglo XXI es una Asociación Cultural, sin ánimo de lucro, constituida en 1969. Viene organizando todo tipo de actividades para sus socios e invitados, entre las que destacan las conferencias y cenas-coloquio, conocidas internacionalmente por representar en sí mismas uno de los mejores barómetros de la actividad cultural, política y social española. El Foro Iberoamericano Siglo XXI es un capítulo del Club Siglo XXI de Madrid que comenzó actividades en el 2013. Promueve la discusión y el análisis de temas de interés para la comunidad iberoamericana.

 Fuente:  http://www.microsoft.com/es-xl/news/Foro-Iberoamericano-Siglo-XXI-auspiciado-por-Microsoft-Corporation.aspx

Google y el BID lanzan plataforma para PYMES latinoamericanas

Google y el el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)  lanzaron ConnectAmericas, la plataforma para PYMES latinoamericanas. Se trata de la primera comunidad online de empresarios de la región dedicada a promover el comercio y la inversión a nivel internacional.

ConnectAmericas fue presentado oficialmente en el marco del Foro Económico Mundial, que se realizó en Panamá. Google espera que unas 500 mil de las 4 millones de PYMES latinoamericanas utilicen el servicio.

La plataforma de Google ofrece capacitación práctica sobre acceso a mercados internacionales, entrenamientos, información sobre financiamientos, últimas tendencias de la industria y contactos con proveedores y clientes de Latinoamérica y el mundo.

El principal objetivo es ayudar a las Pymes a tener acceso a mercados exportadores“, expresó Adriana Noreña, directora general de Google para Hispanoamérica.

Además, la presentación contó con la presencia de Francisco Dos Reis, Presidente de la Asociación Latinoamericana de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa. En una entrevista telefónica desde Buenos Aires,el directivo destacó la necesidad de una mayor implementación de la cultura de la comunicación por Internet en los negocios.

Finalmente, el proyecto también cuenta con el apoyo de Visa, DHL y Alibaba. Las compañías interesadas deberán registrarse en la web oficial de ConnectAmericas, y se les brindará un código de identificación que les permitirá entrar a los contenidos y herramientas de la plataforma.